La importancia de la seguridad alimentaria para evitar el desperdicio

Introducción

La seguridad alimentaria es un tema fundamental en la sociedad actual, teniendo en cuenta que cada vez hay más personas en el mundo y que, además, se espera que la población siga en aumento en los próximos años. En este sentido, es importante concienciar a la población sobre la necesidad de una alimentación segura y saludable, así como sobre la importancia de evitar el desperdicio alimentario. En este artículo, nos centraremos precisamente en esta última cuestión, detallando por qué es importante prestar atención a la seguridad alimentaria para evitar el desperdicio.

¿Qué es la seguridad alimentaria?

Antes de adentrarnos en el tema del desperdicio alimentario, es fundamental aclarar qué se entiende por seguridad alimentaria. En términos generales, se considera que una persona tiene seguridad alimentaria cuando tiene acceso a alimentos suficientes, seguros y nutritivos que satisfagan sus necesidades nutricionales y preferencias alimentarias para llevar una vida activa y saludable. En otras palabras, la seguridad alimentaria implica que todos los individuos tengan acceso a alimentos saludables y suficientes para cubrir sus necesidades nutricionales. La seguridad alimentaria tiene varias dimensiones, como la disponibilidad, el acceso, el uso y la estabilidad de los alimentos. La disponibilidad se refiere a la producción y distribución de alimentos, mientras que el acceso hace referencia a la capacidad de las personas para obtener alimentos. El uso de alimentos, por su parte, se relaciona con la capacidad de las personas para utilizar los alimentos de manera efectiva, y la estabilidad de los alimentos se refiere a la seguridad y la calidad de los mismos.

Desperdicio alimentario: una problemática en aumento

El desperdicio alimentario es una práctica que cada vez preocupa más en nuestra sociedad. Se estima que entre el 30% y el 50% de los alimentos producidos en todo el mundo se desperdicia. Este desperdicio se produce en todas las fases de la cadena alimentaria, desde la producción hasta el consumo final. Hay varias causas que explican el desperdicio alimentario. Por un lado, existen problemas en la cadena de producción y distribución de alimentos que impiden que se lleguen a consumir todos los alimentos. Por otro lado, existen motivos sociales y culturales que llevan a las personas a consumir menos alimentos de los que necesitan o a desechar alimentos que todavía se podrían consumir.

Problemas en la cadena alimentaria

En la cadena de producción y distribución de alimentos, hay varios problemas que explican el desperdicio alimentario. En primer lugar, se producen pérdidas en la producción, especialmente en países en desarrollo, debido a la falta de infraestructuras y tecnologías adecuadas para la producción y el almacenamiento de alimentos. También se producen pérdidas durante el transporte de los alimentos, especialmente en países en desarrollo, donde las infraestructuras de transporte no son óptimas. Por otro lado, en los países desarrollados, se producen pérdidas a nivel de la distribución y el consumo. En muchos casos, los supermercados y otros establecimientos no venden todos los alimentos que se han comprado y estos terminan en la basura. Además, los consumidores suelen desechar alimentos que todavía se podrían consumir por falta de información sobre su durabilidad y su forma de conservación.

Motivos sociales y culturales

Además de los problemas en la cadena alimentaria, también existen motivos sociales y culturales que llevan a las personas a desperdiciar alimentos. Por ejemplo, en muchos países se ha producido un cambio en los hábitos alimentarios, lo que ha llevado a las personas a comprar más alimentos de los que necesitan y a desechar aquellos que no quieren consumir. En otros casos, las personas compran alimentos que no necesitan y que terminan echándose a perder. Además, también existen prejuicios con respecto a los alimentos que llevan a las personas a desperdiciarlos. Por ejemplo, los alimentos con aspecto poco atractivo o que se han pasado de fecha suelen ser desechados sin más, aunque podrían seguir siendo consumidos sin riesgo para la salud.

La relación entre seguridad alimentaria y desperdicio

Es importante destacar que la seguridad alimentaria y el desperdicio están estrechamente relacionados. Por un lado, el desperdicio de alimentos implica una pérdida de recursos que podrían haber sido aprovechados para mejorar la seguridad alimentaria de la población. Por otro lado, el desperdicio de alimentos también puede conllevar problemas de seguridad alimentaria, como es el caso de la proliferación de bacterias y otros microorganismos en los alimentos en mal estado. Por tanto, es fundamental prestar atención a la seguridad alimentaria para evitar el desperdicio.

Garantizar una producción y distribución adecuadas

Para evitar el desperdicio alimentario y mejorar la seguridad alimentaria, es necesario garantizar una producción y distribución adecuadas de los alimentos. Esto pasa por mejorar las infraestructuras y tecnologías necesarias para la producción y el almacenamiento de alimentos, especialmente en países en desarrollo. Además, hay que garantizar unas condiciones óptimas durante el transporte de los alimentos, para evitar pérdidas y desperdicios. Por otro lado, en los países desarrollados, es importante fomentar prácticas de distribución y consumo más sostenibles, que permitan aprovechar los recursos al máximo y evitar la sobrepesca de los mismos. También es necesario que los supermercados y otros establecimientos sean conscientes de la problemática del desperdicio y actúen en consecuencia, evitando comprar más alimentos de los que necesitan y fomentando el aprovechamiento de los excedentes.

Promover una cultura de consumo responsable

Por último, para evitar el desperdicio alimentario es fundamental promover una cultura de consumo responsable. Es importante concienciar a la población sobre la necesidad de aprovechar al máximo los recursos alimentarios y de evitar desechar alimentos que todavía se puedan consumir. Para ello, es necesario informar a la población sobre el tiempo máximo de conservación de los alimentos, sobre la forma de conservarlos adecuadamente y sobre la importancia de aprovechar los recursos al máximo. En definitiva, la seguridad alimentaria es fundamental para evitar el desperdicio de alimentos y garantizar una alimentación adecuada a toda la población. Por tanto, es importante que se tomen medidas para mejorar la producción y distribución de alimentos y para promover una cultura de consumo responsable. Solo así podremos garantizar una alimentación saludable y sostenible para todos.
  • Referencias:
  • http://www.fao.org/food-loss-and-food-waste/es/
  • https://www.worldfoodprogramme.org/es/sustainable-development-goal-2-zero-hunger